Acupuntura

La Acupuntura (del latín acus, aguja (sustantivo), y pungere, punción (verbo)) es una técnica de  la  Medicina Tradicional China que trata de la inserción y la manipulación de agujas en el cuerpo con el objetivo de restaurar la salud y el bienestar en el paciente. Los acupunturistas utilizan ampliamente esta técnica para el tratamiento del dolor.

La OMS ha publicado documentos y guías para animar los estudios clínicos de esta disciplina médica como un camino para validarla, mejorando su aceptación por la medicina moderna, y así extender su uso como una simple, barata y efectiva opción terapéutica. En esta línea la propia OMS divulga resultados de ensayos clínicos desde hace varios años.

La Acupuntura es originaria de China y es posiblemente la práctica más comúnmente asociada con la Medicina Tradicional China, aunque diversos tipos de Acupuntura (japonesa, coreana, y la Acupuntura china clásica) se practican y se enseñan actualmente en todo el mundo. De acuerdo con la concepción china, la energía vital (chí, o qi) fluye por el cuerpo a lo largo de meridianoscanales o vías de comunicación, llamados en chino jing. El número de jing ordinarios es correlativo al de los doce órganos, más los dos vasos extraordinarios permanentes: el de la concepción (en la línea media corporal frontal), y el vaso gobernador (en la línea media corporal dorsal), además de los llamados extraordinarios.

En total, la Medicina Tradicional China identifica doce canales o vías de comunicación principales que se corresponden con los órganos vitales del cuerpo humano: pulmones, intestino grueso, intestino delgado, bazo-páncreas, corazón, riñones, vejiga, sistema cardiovascular, vesícula biliar, hígado, vaso de la concepción, vaso gobernante y triple calentador.

La Medicina Tradicional China distingue órganos de vísceras: los órganos difieren de las vísceras por el hecho de que la ablación o lesión masiva de las vísceras no provoca el inmediato deceso, mientras que la ablación o lesión masiva de los clasificados como órganos implica la casi inmediata muerte del individuo; de tal modo, el corazón está clasificado como órgano, y el estómago como víscera.

Mediante la inserción de finas agujas en puntos específicos o resonadores (llamados en chino xue) de cada meridiano, se equilibra la energía trastornada en el órgano que lo rige. El trastorno puede producirse por la incidencia tanto de factores externos como internos que pueden desembocar en enfermedades. La teoría tradicional china considera que la enfermedad es un desequilibrio de las dos modalidades de la citada chí: la modalidad yin, y la modalidad yang. En el primer caso, refleja que la enfermedad es de naturaleza fría, se encuentra en el interior del cuerpo, es  por deficiencia  y tiende a la cronicidad, mientras que la enfermedad tipo yang, es de naturaleza caliente, se encuentra en el exterior, está en la superficie y es de naturaleza aguda.

La punción y manipulación de las agujas sobre los puntos acupunturales intenta reequilibrar la energía, ya sea estimulando en los puntos, o -por el contrario- produciendo dispersión en estos.

Los expertos en acupuntura utilizan la pulsología como método de diagnosis: de acuerdo a este sistema, cada órgano y cada víscera tendría una pulsación específica en tres modalidades (superficial, media y profunda).

Según sus partidarios la Acupuntura es apropiada para el tratamiento de un amplio abanico de patologías, destacando su uso en dolores de columna, alergias, procesos inflamatorios o infecciones gripales, entre otras afecciones; es además importante destacar su uso como analgésico en dolores de difícil control, e incluso para reducir el dolor en procedimientos quirúrgicos. De manera general, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce a la Acupuntura como complemento eficaz para un variado espectro de enfermedades, especialmente de carácter crónico. Por otra parte, este tipo de terapia implica para el paciente el poder reducir la ingesta de fármacos; así como ayudarlo en la reducción del dolor en procedimientos quirúrgicos.

Actualmente, la Acupuntura es ofertada como prestación sanitaria, dentro de los sistemas nacionales de salud en China, Vietnam y Cuba. La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que la Acupuntura solo debe realizarse bajo supervisión de un médico titulado que haya cursado capacitación superior en Acupuntura. Según esta misma organización, dada la “acción reguladora” de la Acupuntura, es difícil establecer contraindicaciones absolutas para esta forma de terapia. Sin embargo, por razones de seguridad, hay que evitarla en diversas situaciones y debe aplicarse con precaución en otras. La Acupuntura puede inducir el parto en caso de embarazo, y se han de aplicar precauciones en urgencias médicas, afecciones quirúrgicas, tumores malignos y trastornos hemorrágicos.